lunes, 7 de septiembre de 2015

Cachondeo en el baloncesto

No me gusta el sentido que está tomando el baloncesto en España. Y como tal, creo oportuno vertir mis pensamientos en este artículo.
Hemos asistido a uno de los veranos más surrealistas en cuanto al mundo de baloncesto se refiere. A 31 de agosto de 2015, todavía no quedaba muy clara la composición de las Ligas, con la aceptación o no de la resolución del CSD del caso COB, y la composición final de la liga ACB y ligas LEB.

El Baloncesto en España ha pasado de ser un referente mundial tras aquellas palabras de Pepu tras vencer en el mundial de Japón en uno de los mayores éxitos de nuestro deporte en España a ser un deporte en boca de todos por los no ascensos verano tras verano, los problemas en los diferentes clubes, los rumores de continuidad o no, o incluso la promoción y difusión que se hace de nuestro deporte en televisión.



Hace no mucho tiempo, en Alicante, Cáceres, Granada, León, Santander (y Torrelavega inicialmente), Girona, Menorca o Valladolid disfrutaban de baloncesto en la élite, cosa que ahora ya no pueden afirmar. En unos casos porque sus equipos han desaparecido del mapa, refundándose en otras ligas de menor entidad (Primera Nacional, LEB Plata - o incluso Bronce cuando existía - o Liga EBA).

Plazas donde con una afición más o menos importante pero que a través de decisiones equivocadas o por la falta de apuesta de las empresas privadas por un producto que no ofrece demasiada rentabilidad ni visibilidad (que se considere que un partido con alta audiencia tenga 1.000.000 de espectadores me parece un fracaso), han acabado condenadas al olvido en muchos casos, a la penuria en otros, o a intentar retomar el rumbo para volver a ser lo que eran en muy pocos.

Llevamos 3 años, en los que un equipo, Burgos, ha sido la noticia del verano: ascenso a la ACB e imposibilidad de acceder a la Liga por los exigentes requisitos de la competición. Así hasta este año que especialmente ha sido sonrojante: no ascenso de Burgos, no ascenso de COB con intervención del CSD y oferta de plaza a Fuenlabrada (8-26 en la última temporada) y GBC. Por tanto, un año más sin dos ascensos...y van unos pocos en situación similar.

Además, en las Ligas LEB todo pendía de una decisión: dependiendo de la resolución por la que optara la ACB del caso COB, se contaría con COB o Fuenlabrada, además de inscribir a última hora a un refundado Burgos (CB Miraflores, tercera denominación en estos años tras CB Atapuerca y CB Tizona), y aceptar a Barcelona B en la primera competición FEB.

¿Qué motivación puede tener un equipo que sabe que si gana la competición FEB y no consigue dinero no va a poder ascender, en detrimento de otros equipos que van a permanencer en la competición a pesar de haber descendido?

¿O qué motivación van a tener equipos de ligas inferiores, a sabiendas de que el próximo año se reorganizará la Liga de nuevo con cambios entre sus componentes en función de los ascensos y descensos?

Al Baloncesto en España le hace falta una reforma profunda ya que hace mucho tiempo que la Liga ACB no es la segunda liga del mundo. Al menos para mi.
  1. Una competición nacional potente y cerrada. Una nueva liga, sin los 4 grandes que deberían jugar una liga supranacional con equipos de un nivel similar y sin tanta polaridad. Una liga donde todos los equipos luchen en más o menos igualdad de condiciones, con límites presupuestarios. Como mucho se podrían revisar las plazas cada 3-4 años, en función de méritos y ofrecer a nuevos equipos participar. Como mucho los 4 grandes deberían tener un equipo filial con jugadores y presupuesto acorde a los límites que se pongan.
  2. Una competición intermedia potente, con los actuales equipos FEB (Oro y Plata), situada por debajo de la anterior, dividida en dos conferencias de 10-12 equipos cada una.
  3. Una batería de ligas EBA, un punto por encima de las actuales que sirvan para nutrir de jugadores a los actuales equipos, y sobre todo que permita todos los años ascender y descender.
  4. Una entidad que supervise y coordine todo el modelo, independientemente de quién sea el organizador de las mismas.
  5. Y sobre todo, promoción y visibilidad. Una buena campaña de venta de derechos de la Competición, apoyada en una buena estrategia en medios (virtuales y físicos).
Hace mucho, quisimos ser igual de ambiciosos que la LFP, montando 4 ligas en España junto a las Ligas EBA y el modelo del baloncesto actual no da para tanto...


@bbarretea

No hay comentarios:

Publicar un comentario