lunes, 3 de diciembre de 2012

Blancos de Rueda Valladolid - Fuenlabrada: Nuestra visión

Todavía estoy con la emoción en el cuerpo, después de lo vivido anoche en la cancha Pucelana, entre el Blancos de Rueda Valladolid y el Baloncesto Fuenlabrada. 

Sin palabras estoy para describir lo acontecido ayer, gracias al espectáculo que dieron los dos equipos, donde el equipo visitante gracias a un arranque arrollador y a la aparición de su nuevo base (o mas bien, la vuelta del hijo prodigo) Kristaps Valters dieron la que fue la máxima ventaja al equipo fuenlabreño de 20 puntos, con unos instantes en la que los aficionados de los dos equipos vieron la mejor versión del equipo naranja.

Tiempo donde anotaba hasta el que cogía las estadísticas. Triples de Gladyr desde 8 metros, ‘coast to coast’ acabados en mate del mismo, potencia reboteadora de Chuck, y las diabluras de Feldeine el cual se fue al descanso con 19 puntos.

Tras el arranque de la segunda mitad el equipo que dominó fue el vallisoletano, gracias a David Navarro y a un enchufadísimo Nacho Martín que con tres triples consecutivos a falta de poco más de 2 minutos conseguía empatar el partido, e incluso poner por encima a los suyos. Pero ahí no acabó la cosa, la gente quería más y los equipos nos lo regalaron para seguir vibrando e incluso algunos hasta llorando de la emoción.

Esperaba una prórroga de la que salio victorioso el equipo visitante, gracias a los fallos en los tiros libres pucelanos, los cuales fallaron 4 en momentos clave. Con el partido para terminar y sin tiempo, saltó la chistera mágica de Gladyr que con un tiro desde la esquina a más de 5 metros consiguió callar al público tanto local como visitante, y llevarse la victoria por 102-104.

Las claves del Partido fueron: 

James Feldeine: volvió a hacer de las suyas y fue el mejor de su equipo en ataque. Cuando quiere no hay quién le pare, lo sabe y sigue buscando la pelota sin arrugarse.

Kris Valters: La vuelta del jugador letón le da un nuevo aire al Fuenla, más dinámico y menos alocado que le pueda dar Colom. Seriedad y un carácter ganador que irradio a todos sus compañeros.

Nacho Martin: Gran precursor del arreón final de los pucelanos. Sus tres triples y su entrega en la pista dieron las fuerzas necesarias a su equipo para que se metiera en el partido.

Afición: de diez los mas de 200 aficionados del Fuenla que nos encontrábamos en el pabellón. Vivimos un espectáculo digno de una película de suspense, las lagrimas, la tensión y los nervios se mezclaban en partes iguales.

Árbitros: poco que señalar. Algún fallo, pero siempre respetable y sin perjuicio aparente para ninguno de los dos equipos.

102 - Blancos de Rueda (23+11+23+35+10): Renfroe (9), Navarro (15), Tripkovic (14), Martín (26), Hunter (15) -cinco inicial-, Mohammed (-), Grimau (8), O'Leary (15), Cizauskas (-) y Sinanovic (-).

104 - Mad-Croc Fuenlabrada (31+22+12+27+12): Colom (15), Feldeine (31), Gladyr (14), Mainoldi (9), Sené (4) -cinco inicial-, García (10), Valters (15), Laso (-), Muñoz (4) y Vega (2).
 

@yosoyRodman 

No hay comentarios:

Publicar un comentario