jueves, 29 de septiembre de 2011

Un retorno esperado (II)


Si se acuerdan ustedes, del artículo publicado hace unas horas en este mismo medio; dejamos una serie de cosas pendientes de análisis. Y una de ellas era la plantilla de Fuenlabrada. Para hacer memoria, dejo las plantillas que pusimos en esta ocasión en el artículo:

Finalización de la temporada 2010/11

Colom – Valters
Laviña – Cortaberría  – Kus
Rabaseda – Barton – Muñoz
Guardia – Mainoldi
Ayón – Laso – Vega
Salva Maldonado.



Plantilla al comienzo de temporada:

Colom – Sánchez
Laviña – Cortaberría – Penney
Muñoz - Barton
VegaMainoldi
Ayón – Laso –
Sené
Porfirio Fisac

Contando los jugadores que causan baja durante la temporada (Esteban Batista y Bismack Biyombo) la temporada 2010/2011, y que forman parte del gran éxito del club fuenlabreño; vamos a proceder a analizar los principales cambios que se suceden en la plantilla.

Los bases:

Un retorno muy esperado. Y es que, Sergio Sánchez, jugador de Huelva en LEB, Estudiantes en ACB entre otros en dos etapas y Lagun Aro, ya militó en Fuenlabrada hace 5 temporadas, justo los mismos años que hace que Fuenlabrada volvió a la élite de la competición tras su periplo por el infierno durante un año completo. Quizá es el mejor fichaje y el que más me gusta de entre todos los que se barajaban para el puesto de base (Diot incluído) como hombre a suplir a Valters. Un jugador eléctrico, que aporta velocidad al juego y es capaz de revolucionar el encuentro, que quizá debía estar llamado a ser titular en detrimento de Quino Colom.

La pareja de bases de Fuenlabrada, por mucho que digan que Quino Colom es un base capaz, y con muy buenas maneras; la veo floja. Floja en la rotación, si Sergio es el llamado titular del puesto, ya que hasta el momento el jugador andorrano no ha demostrado nada en la Liga ACB. Una gran promesa, que esperemos que este año, su año, el año en el que verdaderamente tiene que dar un paso al frente y cerrarme la boca a mí y a otros entre otros; de la talla en el equipo, ya que Sergio tampoco podrá cargar con 30 minutos por encuentro.

La valoración general respecto a esta posición es una pequeña bajada de calidad, ya que Valters no es ni mucho menos Sergio Sánchez, aunque el jugador está más que de sobra capacitado para asumir el rol titular.

Los escoltas:

Poco ha variado la posición de escolta en tanto en cuanto a Baloncesto Fuenlabrada. Se mantienen Laviña y Cortaberría y se produce el cambio Penney-Kus.


Laviña es ese hombre que todos los equipos gustarían tener. Un hombre veterano, quizá en los últimos años de su carrera deportiva,  conocedor de la competición, y “perro viejo” de esta liga. Este año asumirá en solitario los galones de la capitanía del club, por lo que deberá dar un paso más allá que el enorme salto de calidad dado la temporada pasada. Promete grandes minutos sobre la cancha sobre todo en el aspecto defensivo. Al igual que otro de esos hombres, discreto pero querido.  

Jon Cortaberría llegó a la competición de tapadillo hace unas temporadas, y de momento esta temporada que comienza viajará por Europa con el rol que tiene asignado. Un rol menos primario, pero que partido tras partido araña protagonismo al resto de la plantilla.

Es ese tipo de jugador que espera su oportunidad pacientemente, y cuando la recibe es capaz de hacer lo que mejor sabe: disfrutar de los minutos en la cancha aportando valor al equipo.

Y para cerrar el killer australiano Kirk Penney; el deseado por media liga ACB y que finalmente firmó con Fuenlabrada. Antes de  esta pretemporada ha promediado buenos números con la selección Aussie y llega sin duda alguna como una de las referencias anotadoras de la competición mano a mano con Juan Carlos Navarro, Gerald Fitch o Jimmy Baron.

La valoración general en este aspecto es una mejora respecto al año anterior.

El coach:

Salva Maldonado daba la mala noticia a mediados del verano: un efecto dominó hacía que Pepu saliera hacia Estudiantes, Casimiro hacia Valladolid, Salva hacia Badalona y “Porfi” Fisac hacía las maletas rumbo a Fuenlabrada. Un banquillo difícil esta temporada por la triple misión que atañe:

- Competir en la Liga nacional.
- Competir en Eurochallenge.
- No ser eclipsado por la temporada de Salva Maldonado.

Un entrenador que dentro de los nombres que se barajaban para suplir a Salva Maldonado quizá era el que más me gustaba. Los recursos con los que contó en Valladolid la temporada pasada fueron escasos y aun así el equipo morado disfrutó de opciones de Play Off y pudieron entrar en la competición deseada; la Copa del Rey, escaparate para grandes y pequeñas empresas. Porfi, un entrenador de sobrada experiencia y con una carrera dilatada, será el encargado de llevar a buen puerto la nave fuenlabreña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario