miércoles, 30 de marzo de 2011

La Salva "Guardia" de Maldonado

Remontemos nuestras miradas hacia el mes de Diciembre de 2009. Allá por las fechas navideñas, Baloncesto Fuenlabrada (por aquella época, una afamada ONG patrocinaba al equipo gracias a la cesión del espacio de otra empresa importante del trabajo temporal) se encontraba hundido en la tabla, en una crisis institucional y deportiva muy fuerte, con 7 derrotas consecutivas que daban de bruces con la realidad. 4-7 en la tabla, y Luis Guil en la calle.

Chus Mateo, ahora entrenador titular de Unicaja, y recientemente elegido como Mejor Entrenador del Mes según la AEEB; se hacía cargo del equipo revertiendo mínimamente la situación con 2 victorias y 2 derrotas. Pero el arma de Fuenlabrada estaba por llegar. Ese arma, era nada más y nada menos que un entrenador con carisma y con las ideas claras. Salvador Maldonado, ex entrenador en equipos como Manresa, con el que obtuvo una Copa del Rey, Gran Canaria, donde el equipo quizá comenzó su salto de calidad hacia la parte alta de la tabla, se encontraba sin equipo cuando llega a Fuenlabrada un 31 de Diciembre de 2009.


Año Nuevo y Vida Nueva. La afición de Fuenlabrada se preguntaba... ¿Será Salva capaz de revertir la situación? Un Salva no...pero quizá dos sí. Ferrán Laviña no atravesaba su mejor momento anímico y deportivo, y Salva Guardia regresaba a la que siempre ha sido su casa, y donde muy posiblemente pondrá punto y final a su vida deportiva. Al menos en el mundo del baloncesto profesional.

El equipo, con nombres como Burstein, Batista, Fitch o Chris Thomas, se encontraba inmerso en la lucha por no descender. Una lucha de la que no salió prácticamente en toda la temporada. Pero la llegada de estas dos figuras al equipo, supusieron un golpe en la mesa importante, de cara a cumplir con los objetivos. Salvaron la temporada, y Salva Maldonado cumplió con creces en su "primer año" en el banquillo madrileño.

¿Qué esperaba la temporada 2010/2011? Todo menos tranquilidad. Vista la temporada anterior, las predicciones no eran muy halagüeñas. El equipo planteado, con la vuelta de Kris Valters tras un mal año en Badalona, la continuación de Fitch, contar con un base inexperto, y mantener a Batista junto a Leo (que el año anterior no cuajó tampoco una gran temporada) y la llegada de Lubos Barton, desterrado de Barcelona y de Xavi Rabaseda, inexperto en la categoría, hacían que se entremezclara una especie de ilusión con poca fe en el equipo. Mucho fichaje, y mucha cara desconocida en el equipo.

Y los problemas no tardaron en aparecer. El quinteto titular del equipo era el conformado por Kris Valters, Gerald Fitch, Lubos Barton, Leo Mainoldi y Esteban Batista. Gerald Fitch no superaba el reconocimiento médico en verano, y era apartado del equipo y su contrato de renovación quedaba automáticamente anulado. Su posición la ocuparían entre Ferrán Laviña y un Davor Kus, que llegaba de nuevo a la Liga ACB tras una anterior experiencia no demasiado satisfactoria. Las voces críticas comenzaban a aparecer.

Primeros partidos de liga...y comienzan las lesiones. Primero Jon Cortaberría, y a continuación caerían Gustavo Ayón, y el más importante: Lubos Barton, que no volvería a pisar una cancha de baloncesto hasta prácticamente Mayo. Quizá con suerte, los últimos 3-4 partidos de liga ACB. Segundo cambio en el equipo. Xavi Rabaseda asume el rol titular de "3" y no se refuerza al equipo con otro fichaje.

Kris Valters, Ferrán Laviña/Jon Cortaberría, Xavi Rabaseda, Leo Mainoldi y Esteban Batista. Ese era el quinteto, tras las primeras 8-10 jornadas de Liga. Y aun así, Fuenlabrada no había salido todavía de la Zona Play Off con un arranque espectacular, 3-0.

Los espectadores atónitos con el juego de su equipo... y otro inconveniente. El equipo está "sin blanca" y hay retrasos en las nóminas según publican diversos medios de comunicación. No llega el patrocinador y no parece que vaya a llegar, a pesar de que el presidente jure y perjure que hay 17 empresas interesadas en verano. A partir de este momento, Fuenlabrada tiene un problema, que Querejeta, presidente de Saski Baskonia va a solucionar, llevándose a Esteban Batista por la módica cifra de en torno a 900.000 euros. Nuevo contratiempo, y nueva baja en el equipo.

Kris Valters, Jon Cortaberría, Xavi Rabaseda, Leo Mainoldi y Gustavo Ayón son los que en este momento juegan como 5 inicial durante los partidos... y hasta el momento "Esteban Batista" Fuenlabrada estaba en la Lucha por la Copa del Rey sin perder un sólo partido en casa.

Hasta que Valladolid consiguió lo que parecía un imposible, y junto a las derrotas ante el Real Madrid (con polémica arbitral) y DKV les dejaba fuera de la Copa del Rey. ¿Sería el fin de Baloncesto Fuenlabrada como equipo Top de la tabla?

Nada más lejos de la realidad. El equipo, recupera rápidamente su posición en la tabla y a día de hoy conserva todas las opciones de lucha por el Play Off. ¿Quién sustituye a Esteban? Un chaval de 18 años, salido de la nada. Bismack Biyombo, que está enamorando a jóvenes y mayores con su capacidad de salto, su fortaleza y su juego, se está convirtiendo junto a Ayón, en una pareja de pívots de las más peligrosas de la Liga ACB. Y con la lesión de Valters, se vio un quinteto titular en Granada inédito, con Álvaro Muñoz jugando de inicio junto a Bismack Biyombo.

A día de hoy, Fuenlabrada ha conseguido vencer 11 ocasiones en el Fernando Martín de 13 partidos disputados, con partidos épicos como el de Barcelona, o con el mejor cuarto de la historia de la ACB (el tercer cuarto ante Caja Laboral) donde los jugadores dieron un recital de pases, asistencias, tapones, mates y tiro (34-7 de parcial para un 52-15 escandaloso en unos 14-15 minutos).

¿Y los genios de todo ésto? Primeramente, Salva Maldonado y su cuerpo técnico. Nunca antes en Fuenlabrada había visto un reparto de minutos como Salva Maldonado es capaz de hacer. Nadie juega menos de 12-13 minutos, salvo causa de fuerza mayor, y todos los jugadores son importantes. Si tu estrella está mal, otro asume el rol. Unos días Rabaseda, otros Valters, otros Quino, Jon Cortaberría o el más joven: Biyombo.

Para Salva y su equipo, es importante que todos formen parte de un todo. Y ese mensaje se lo ha grabado a fuego la plantilla fuenlabreña, que deja que Biyombo pise el campo una y otra vez el primero de todos, y se consigna partido tras partido en el Fernando Martín con un "aquí no gana ni Dios" antes de salir a la cancha.

El equipo tiene hambre. Hambre de triunfo y de victoria. Un hambre motivado por uno de los más grandes de la ACB: uno de los Capitanes de Fuenlabrada. Salva Guardia. Y es que, como este genio y figura no hay nadie en toda la competición. Une vestuario, hace equipo y es el más fiel escudero de su entrenador vaya donde vaya. En un entrenamiento, le ves celebrar con la misma efusividad una canasta, que si fuera un triple en el último segundo, que da la victoria a su equipo.

Y sin desmerecer, máxime, la labor de Laviña, y de todo el equipo. Y a día de hoy, con un gran vacío. Un vacío enorme. Un vacío en el que nadie se anuncia. El vacío en el pabellón y en la camiseta del Equipo. Y sobre todo en las arcas del club.

Por muchos años, que dure la unión Maldonado & Fuenlabrada.
 
@bbarrete_bkball

No hay comentarios:

Publicar un comentario