lunes, 31 de enero de 2011

¡Un desfibrilador!


Una noche cualquiera en el Fernando Martín. Como pudo ser por ejemplo la del pasado Sábado.

¡Alarma! ¡Alarma!
¿Qué sucede?
Tenemos un caso de ataque cardíaco.
¡Rápido! ¡Un desfibrilador! ¡Un desfibrilador!
¡Está en parada!
¡Reanimación! ¡Corred, corred, no hay tiempo!
¡Se nos va, se nos va!
¡No! ¡No en mi turno! 


Un diálogo ficticio, que perfectamente sin duda alguna pudo haberse vivido el pasado sábado. Y es que, el partido vivido en el Fernando Martín de Fuenlabrada entre Baloncesto Fuenlabrada y Meridiano Alicante fue un auténtico encuentro de urgencias. Urgencias, porque el break al descenso que le hizo Fuenlabrada el pasado fin de semana en San Sebastián tenía que consolidarse con el “saque” de esta semana.


Y para Alicante, urgencias, para confirmar la mejora de juego de esta segunda parte de la competición, y a pesar de la baja de Erdogan, confirmar lo que todos decimos: no son el equipo de los partidos de Óscar Quintana.

¿Qué tengo doctor?
Nada, una ligera molestia en la rodilla


A simple vista, es lo que se podía ver en Gustavo Ayón, que portaba una rodillera y parecía que en algún movimiento tenía alguna ligera molestia. Vamos, que no estaba al 100% de su capacidad, y aun así cuajó un partido impecable, siendo una de las estrellas del encuentro.

Uff… partido…voy a intentar saber qué va a suceder…
(marcando teléfono….ti to tu tu ti tu tu ti to……)


¿Es ahi el tarot este donde predicen el futuro? Mire, es que mañana voy a un encuentro de baloncesto y como ando un poco fastidiado, quiero saber si voy a sufrir. Que si sufro me quedo en casa.
Muy bien… espero…


¿Cómo? ¿Que el encuentro va a ser como el de la primera vuelta? ¡Ah! Entonces me voy tranquilo, que se que ganamos… 


(Piensa) Vamonos para allá…que hoy ganamos. Lo que no se es por qué me ha dicho cuidado con el Real Madrid…


Primera parte del encuentro. Dominio insultante de Baloncesto Fuenlabrada que finalizaba con una valoración de 68-20 nada más y nada menos. Un equipo jugando y otro desaparecido sobre la cancha. Respiro tranquilo. Muy tranquilo. Parece que el encuentro está controlado. De momento mi futuróloga se ha equivocado, porque en Alicante Fuenlabrada comenzó perdiendo, y no he tenido que hacer uso de los servicios médicos, para que cuiden de mi maltrecho corazón…

¡Arrea! ¿Qué es eso que cae?
¡Mirad! ¡Mirad! ¡Biyombo está volviendo!
¡Uala! ¡Qué salto!
Hola Martynas, soy Bismack. Encantado de ponerte 3 chapas consecutivas.


Y es que… Bismack Biyombo tuvo un estreno peculiar de su camiseta nominativa (antes no llevaba su nombre en ella, sino que utilizaba la de Batista con el nombre tapado) con 3 tapones consecutivos a Martynas.

Y es que, desde ese momento, Martynas desapareció del partido. No se volvió a saber nada de él, como si de una abducción se tratara.

Saltan a la cancha los jugadores. Segunda parte del encuentro. Alicante despierta y endosa un 9-24 de parcial a Fuenlabrada con un Doellman pletórico, que fue tocado casi seguro por los astros antes de volver a salir a la cancha. 27 puntos que convertían, junto con los primeros minutos del 4º cuarto, el parcial en un 14-34 que dejaba a Alicante 8 arriba.

¡Ostras! Va a ser que el tarot no se equivoca. Ya me dijo que iba a ser el encuentro igual que el de Alicante… pero con los equipos a la inversa. 

En el partido de ida, Alicante comenzó ganando por más de 20 puntos y perdió de 8 el encuentro. En este caso, Fuenlabrada pasó de tener una renta de más de 15 puntos, para ponerse 8 abajo y 7 abajo en dos ocasiones diferentes.

¡Ha entrado en coma!
¡Inyecten más medicación!
¡Alarma! ¡Dispongan de todos los médicos!
¡Está despertando! ¡Está despertando!
¡Milagro!


Pero como cual accidente milagroso Fuenlabrada se sobrepuso a la adversidad y consiguió darle la vuelta al encuentro. Un encuentro que tenían perdido, pero que con garra, y como quien lanza una moneda al aire, para determinar su futuro, en esta ocasión salió la cara feliz.

A falta de 26 segundos para el final… situación idéntica a la del encuentro del Real Madrid, Fuenlabrada (el equipo local) perdía de 1 punto y dos tiros de Valters daban la vuelta al resultado. A falta de 7 segundos…Alicante tenía la jugada decisiva y Fuenlabrada una falta. A falta de 4 segundos, Fuenlabrada con un 74-73 en el luminoso defiende hasta la extenuación. Los corazones laten, mucha gente se da la vuelta para no mirar lo que iba a suceder.

Doellman (27 puntos) coge el balón, se prepara para lanzar, suelta la bola… y falla. Euforia y alegría en el Fernando Martín. Fuenlabrada había vencido el encuentro. En una situación final, idéntica al encuentro del Real Madrid (sin falta final, eso sí): el visitante tiene la bola para ganar, pero falla. El resultado, inverso. Fuenlabrada venció en esta ocasión el encuentro, no como sucedió ante el Real Madrid.

Destacable de este encuentro, que los tres “médicos”encargados por velar por la salud del encuentro, los señoresHierrezuelo, García Cortés y Pérez Niz cuajaron una actuación impecable, sublime y de lo mejor que he visto en un partido de ACB. Creo que este encuentro deberían distribuirlo entre el resto de compañeros, para que sepan a ciencia cierta lo que es cuajar una actuación simplemente perfecta.

74 – Baloncesto Fuenlabrada (19-24-12-19): Valters (13), Laviña (6), Cortaberría (2), Ayón (16) y Guardia (3) -quinteto inicial-, Mainoldi (12), Kus (4), Colom (8) y Biyombo (3).

73 – Meridiano Alicante (14-17-15-17):
Llompart (9), Hasbrouck (10), Stojic, Doellman (27) y Rancik (19) -quinteto inicial-, Heurtel (2), Cazorla, Rejón, Andriuskevicius (5) y Urtasun (10).

Árbitros:
Hierrezuelo, García Cortés y Pérez Niz. Sin eliminados. (Sobresaliente).

Incidencias:
Partido correspondiente a la decimonovena jornada de la Liga ACB disputado en el pabellón ‘Fernando Martín’ de Fuenlabrada (Madrid) ante 5.518 espectadores.



@bbarretea

No hay comentarios:

Publicar un comentario