jueves, 30 de diciembre de 2010

¡Se armó el belén!


A Belén, pastorcitos.
A ver al rey de los reyes…


Así reza la letra de un villancico popuar. Y cual pastorcillos que van camino de Belén, aprovechando que estamos en época de Navidad, acudieron un grupo de capitalinos a los suburbios de Madrid (aunque por estos lares preferimos llamarlo el Norte de Toledo) con la esperanza de seguir haciendo historia y calcando la actuación del año anterior y sobre todo, seguir con opciones de Copa del Rey.

Copa del Rey celebrada en la gran urbe, donde los pastores estamos totalmente perdidos y sin orientación. Pero el 4º lugar en la tabla clasificatoria (8-5) augura que esa orientación llegará.
Cómo no, como cual turrón por Navidad, volví a casa.

Volví desde las tierras perdidas de Burgos (y 800 km a mis espaldas) para disfrutar de un espectáculo sin igual donde una vez más dieron la nota el terceto sinfónico, haciendo del partido una melodía unánime y unísona.


Una melodía que se está convirtiendo en monótona en el Fernando Martín. Una melodía de pitos, quejas, protestas y enfados debido a los errores. Pero no digo más, que la gente se me cabrea. ¡Y es Navidad!

Y como en todas las Navidades el frío se hacía presente en el pabellón. Pabellón al que acudí esta vez casi hora y media antes. ¡Qué tendrá de especial ver un pabellón vacío que me encanta…debe ser la melancolía de la pelotita naranja. Un espectáculo en toda regla (aunque a veces mide diferente para unos y para otros).

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan,
¿qué nueva me traéis? 


Digamos pues, que ubicados en el Belén de los años 2010 (por eso de que la Capital se lleva todo y a los de pueblo sólo nos queda resignarnos) os traemos una nueva. El Fuenlabrada posiblemente estará en la Copa del Rey. Y si no lo está, habrá firmado una de las mejores primeras vueltas de la historia. Historia que acompaña con 7 victorias en casa y una única victoria en 2010 fuera de ella.

La de las almas caritativas de Alicante, que decidieron hacer un regalo de Navidad adelantado.

Y como de villancicos va la cosa, por primera vez voy a dar la razón a uno:

“Venid venid pastorcillos,
fun fun fun.
Venid con la pandereta…” 


Reza el villancico dedicado al 25 de Diciembre, una fecha entrañable para muchos e insignificante para mi. Porque…insisto, animar no es aporrear una pandereta sin ton ni son sino fomentar la unión grada-jugadores. Tarea y labor que tienen que hacer constantemente los jugadores como Batista picándose con la Demencia (Demencial situación) para que el público (pastoril como dicen los capitalinos) se anime y entre a trapo.

Oh Blanca Navidad, nieve
un blanco sueño y un cantar… 


Sí, sí. Porque en el Norte de Toledo, a pesar de que cayó un pellizquito muy pequeño de Lotería, que no da para más que un par de cochinos asados el día de Año Nuevo; a diferencia de las mariscadas y los centollos que se comerán estas blancas fechas por la Capital (Baloncesto Fuenlabrada repartirá 2 euros por participación y la Peña Fuenlabasket

12 por cada papeleta del número que jugaba la peña que se posea) tenemos un sueño. Un sueño que estas Navidades se agranda con las dos victorias consecutivas (Bilbao + Estudiantes). Traduzco: Copa del Rey.

Pero hasta para eso tenemos mala suerte ¡Oigan! Y es que este año casi seguro que sean necesarias 10 victorias para clasificarse para dicha competición.

Pastores y pastoras venid, venid a adorar,
al niño que ha nacido en un humilde portal.
Venid, venid, llegad, llegad, a ver al Mesías
que ha nacido ya.


Los Pastores y pastoras. Un villancico que representa la realidad de Fuenlabrada. Y es que el Mesías (Paraguayo para unos, Uruguayo -y pronto español- para los manchegos como nosotros) Esteban Batista revolucionó un partido de principio a fin, aunque luego recogieron el testigo uno por uno todos los jugadores del equipo. Máxime después de la sanción de una técnica a Kristaps Valters (que no entiendo yo por qué una técnica tiene que conllevar 2 tiros libres y una posesión).

Ande, ande, ande, la marimorena
ande, ande, ande que es la nochebuena.


No se si será nochebuena o navidad, pero lo que es seguro es que en la ACB se ha armado la marimorena. ¡Válgame Dios que un equipo que viste de Naranja con poco más de 4 duros en la cartera figure 4º en la clasificación de la ACB! Y no, lo que es seguro es que no es el día de los Santos Inocentes. Fuenlabrada ha vencido en un encuentro en el que a pesar de no ser de lo mejor visto en el Fernando Martín, sumó la 7ª victoria (de 7 posibles) en casa esta temporada.

E infringió la 4ª derrota consecutiva en el Fernando Martín a los colegiales. La próxima vez tendrán que traerse “estudiada” mejor la lección para aprender a ganar en Fuenlabrada. Lo auguraba ColaCao que repartió “la merienda” a la entrada al recinto deportivo llamado Fernando Martín. Los pastores teníamos hambre y la saciamos nuevamente.

Y es que es tiempo de Navidad. Ocio y disfrute para toda la familia. Turrón (del duro no, que fastidia las muelas) y champán. Champán con el que brindaremos por estos meses que Salva Maldonado ha estado al cargo del equipo, con una actuación impecable.

Feliz 30 y 31 de Diciembre de 2010 y próspero 2011. Y tiempo de esperanza. Porque es a lo que debe acudir Estudiantes para afrontar este último tramo de liga. Y Fuenlabrada para conseguir el premio deseado que todos los años por A, B o C se le escapa. Y por no sufrir demasiado, que este maltrecho corazón no aguanta muchos más sustos. Cuidadito con las uvas (y con sus derivados alcohólicos).

Brindemos por el cierre de este 2010 apasionante y brindemos porque…en Fuenlabrada… un año más se armó el Belén por Navidad.



@bbarretea

No hay comentarios:

Publicar un comentario